PRENOVICIADO

“Revestíos del hombre nuevo que por el conocimiento se va renovando” (Col. 3,10)

INICIACIÓN A LA FORMACIÓN ESCOLAPIA

Una vez admitido por el Superior Mayor, el candidato a la vida religiosa escolapia inicia su Prenoviciado, normalmente viviendo parcialmente con una comunidad escolapia.

El Prenoviciado es una etapa de iniciación en la formación cuyo objetivo es preparar al aspirante para el Noviciado. Supone profundizar el discernimiento de la vocación y ser juzgado apto para iniciar un proceso de formación con vistas a la vida religiosa escolapia.


Durante los diez meses, que normalmente dura esta etapa, el aspirante es ayudado por su formador (en general, el Maestro de Prenovicios) a verificar o a ir adquiriendo las cualidades y disposiciones necesarias para poder hacer con provecho el Noviciado.

Los prenovicios viven juntos y/o en relación con una comunidad escolapia constituida, experimentando así un ambiente de vida comunitaria inicial, el cual juega un papel importante en su formación y discernimiento. La vida comunitaria es un pilar para la vida religiosa.  En la comunidad se experimentan en conjunto varios momentos importantes: un marco cuidado de oración, un clima de relaciones fraternas, un ambiente de trabajo en equipo, unas posibilidades de conocer por dentro la vida escolapia al relacionarse con religiosos escolapios, unas ofertas de compromiso apostólico al tener más contacto con el carisma calasancio, el testimonio de vida de otros religiosos... Es decir, una serie de elementos que faciliten el descubrimiento de las propias capacidades para poder vivir la vida religiosa en las Escuelas Pías.

Durante el Prenoviciado, el aspirante debe tener claro que es un seglar que vive en una comunidad escolapia, y no un religioso en pequeño. Por eso es muy importante que viva como un laico: prosiguiendo sus estudios o trabajo, manteniendo relaciones frecuentes y fluidas con su familia y su comunidad parroquial.

Aunque un prenovicio es un seglar, no se puede olvidar que es una persona que desea ser religioso. Esta opción hará que vaya adquiriendo gradualmente una serie de actitudes propias de la vida consagrada. Así irá aprendiendo a vivir el espíritu de pobreza compartiendo su tiempo, sus talentos y sus bienes, a descubrir las relaciones con las personas del otro sexo desde la perspectiva del celibato, a estar abierto a las orientaciones de los formadores...

Se puede decir que el Prenoviciado es todo él un segundo discernimiento, que culmina con un retiro en el que se toma la decisión de dejar o continuar el camino emprendido. Solo si el aspirante se siente llamado por Dios a la vida religiosa escolapia y desea libremente responder a esta invitación, escribe una carta a la Congregación Viceprovincial, solicitando ser admitido en la Viceprovincia escolapia de las Californias.

El paso al Noviciado requiere la admisión por parte del Superior Mayor y su Consejo. Al dar este paso se comienza propiamente a vivir la vida de los religiosos escolapios con todas las exigencias y características marcadas por las respectivas Reglas de Vida.

CASA CALASANZ


Sede oficial del
PRENOVICIADO
de la
Viceprovincia escolapia
de las Californias

P. FERNANDO GARCÍA

Maestro de Prenovicios


3951 Rogers Street
LOS ANGELES
CA, 90063
USA
Tels.: +1 -323- 269 2637
y +1 -626- 392 1373
E-mail: vocaciones@escolapios.us

PRENOVICIADO EN BAJA CALIFORNIA

En el caso de candidatos a quienes las leyes migratorias no permiten residir en Los Ángeles, el Consejo de Formadores y la Congregación Viceprovincial deciden en cuál de las tres Comunidades escolapias de Baja California (Ensenada, Mexicali o Tijuana) vivirá su tiempo de Prenoviciado, designando a uno de los Padres para acompañarle en este proceso de discernimiento.

© Padres Escolapios / Piarist Fathers: Viceprovincia de las Californias.