POR QUÉ ORGANIZAMOS
CALI-VERANOS

“La educación es el gran medio para la reforma de la sociedad. No puede mantenerse una sociedad dividida…”

FACTORES SOCIALES

El entorno social que rodea la realidad de los niños y jóvenes que participan en los CALI-VERANOS suele ser negativo y adverso al desarrollo integral y armónico de su personalidad (malas compañías, acceso a drogas, vagancia, etc).

 

  Esto se acentúa por el abandono que el gobierno ha hecho de muchas vecindades en cuanto a inversión social: escasos recursos en construcción y mantenimiento de parques, canchas deportivas o cualquier otro espacio adecuado para jugar en condiciones de seguridad y escaso o nulo apoyo para la promoción de programas integradores.

 

Los Cali-veranos vienen a suplir, en parte, los espacios públicos y las actividades educativas inexistentes tan necesarias para construir comunidades.

FACTORES FAMILIARES

El nivel económico de la mayoría de las familias de niños y adolescentes, que participan en los CALI-VERANOS, es de bajos recursos. Las madres y padres trabajan en horarios que les impiden coincidir con las vacaciones de sus hijos. En las ciudades de México, además, muchos trabajan, en muy difíciles condiciones, en fábricas maquiladoras.

Por otra parte, a causa de su bajo ingreso, les es prácticamente imposible inscribir a sus hijos en algún curso de verano de los que ofrecen las ciudades. Esto provoca que, durante el verano, los niños, niñas y adolescentes se encuentren casi siempre solos en casa y sin ninguna supervisión. La televisión y la calle se convierten en dos lugares comunes donde los niños y adolescentes pasan la mayoría de su tiempo de vacaciones.

 

 

Si a esto se le suma los cuadros disfuncionales que se presentan en la mayoría de las familias, el resultado es desolador para el futuro de muchos de estos niños, sin posibilidades para cambiar una vida, que parece condenarlos a repetir las deficiencias antes vividas por su padres.

Los Cali-veranos ofrecen a los niños y a las familias unas mayores posibilidades de crecimiento humano y de integración.

¿A QUIÉNES BENEFICIAN LOS CALI-VERANOS?

Básicamente a los niños y adolescentes que los reciben. Dejan la tele, salen de la casa y conviven con otros niños, se divierten, aprenden. La asimilación de valores humanos subyace en todas las actividades.

También benefician a los padres que saben que sus hijos están en un lugar seguro, que están divirtiéndose, conviviendo y asimilando valores positivos. Les permite organizarse, reflexionar y mejorar la educación de sus hijos.

 

  Benefician igualmente a los jóvenes y adultos que animan el CALI-VERANO. Crece su autoestima, sus habilidades, sus relaciones sociales, entre ellos y, a veces, con los que vienen de lejos. Crecen como personas al aprender enseñando, al poner en juego la paciencia, al experimentar la ilusión. Descubren sus propias cualidades y sus limitaciones. El comentario más común al finalizar el trabajo es que uno recibe mucho más de lo que aporta.

 

Finalmente benefician a las instituciones a las que tanto los niños como los “tíos” pertenecen, sean colegios o escuelas, sean ONG´S, sean instituciones religiosas o civiles. Sus miembros se desarrollan en sus cualidades, se estrechan los lazos, nuevos rostros se integran y se promueven las instituciones.

Sale finalmente beneficiada la vecindad y la ciudad al ofrecer alternativas válidas a los niños y jóvenes en este difícil tiempo de vacaciones.

FACTORES EDUCATIVOS

Si bien en la mayoría de los lugares donde se realizan los Cali-veranos  existen escuelas formales que prestan sus servicios educativos, durante el verano éstas permanecen cerradas y sin la posibilidad de abrir sus espacios donde los niños y adolescentes encuentren una manera de divertirse, aprender y desarrollar su creatividad e imaginación.

 

 

En las escuelas se dedica casi todo el tiempo en el aprendizaje de conocimientos. Las escuelas de gobierno poco propician una atención personalizada y centrada en  el desarrollo integral del niño. Poco se educa en las escuelas en la expresión corporal (manualidades, juego, canto, danza, teatro, etc.), que tanto influye en el buen desarrollo del niño.

Así la educación es deficiente en orden a propiciar el desarrollo de cualidades y valores, que permitan a los niños adquirir un protagonismo familiar y social durante el resto de su vida.

Los Cali-veranos rellenan en parte estos vacíos educativos que se dan en la educación formal.

FACTORES PERSONALES

 

Debido a la poca o deficiente interacción con sus familias y con espacios que estimulen sus facultades psicomotoras y emocionales, muchos niños y adolescentes presentan baja autoestima y timidez al participar en actividades grupales.

La tele y los medios de comunicación a menudo los marcan negativamente debido a su afán de hacerles ver lo que les falta y no lo que ya han conseguido. Una reacción ante la inseguridad es la violencia.

Existe así, una creciente inseguridad y desconfianza hacia las propias habilidades que termina por desmotivarlos para seguir con su educación formal en niveles superiores a los básicos y dar pasos hacia conductas destructivas. Las drogas están al alcance de todos. A veces los comentarios exteriores de la familia y los vecinos poco ayudan a que los niños y jóvenes se valoren, vivan los valores, y se relacionen positivamente.

Los Cali-veranos son una alternativa en tiempo de vacaciones para crecer mejor como personas.

LOS VALORES DEL CALI-VERANO

 

Conoce los VALORES
que se propician en
los CALI-VERANOS
y
el MODELO EDUCATIVO
que seguimos.

© Padres Escolapios / Piarist Fathers: Viceprovincia de las Californias.