¿DÓNDE ESTAMOS NOSOTROS?
Jesús no piensa en un Dios «justiciero» que va castigando a sus hijos e hijas repartiendo aquí o allá enfermedades, accidentes o desgracias, como respuesta a sus pecados. Es en la solidaridad con las víctimas como nos muestra uno de los caminos para luchar a favor de la dignidad con el amor en Dios en nuestro corazón.
EN EL MARCO DEL DESIERTO
En ninguna parte se puede escuchar mejor que en el desierto la llamada de Dios a cambiar el mundo. Por eso, algunos profetas añoraban tanto el desierto, símbolo de una vida más sencilla y mejor enraizada en lo esencial.
NADA DE ESO ENTRE NOSOTROS
Son la ambición de poder, el rango alto, la búsqueda de honores y protagonismos interesados los que rompen siempre la comunión de la comunidad cristiana. El ejemplo mejor y más admirable que nos da Jesús es la disponibilidad, el servicio y la ayuda a los demás.
No dejar de ver al profeta
Jesús se siente «despreciado»: los suyos no le aceptan como portador del mensaje y de la salvación de Dios. Se han hecho una idea de su vecino Jesús y se resisten a abrirse al misterio que se encierra en su persona.
CELEBREMOS MISA
Hoy todo parece oponerse a la reforma de la misa. Sin embargo, celebrarla cada vez será más necesaria si la Iglesia quiere vivir del contacto vital con Jesucristo.
SEGUIR A JESÚS
Ser cristiano no es aprender doctrinas, sino seguirle a Jesús en su proyecto de vida.
BÚSQUEDA CREATIVA
El mensaje de Jesús es claro. No al conservadurismo, sí a la creatividad. No a una vida estéril, sí a la respuesta activa a Dios. No a la obsesión por la seguridad, sí al esfuerzo arriesgado por transformar el mundo.
INVITACIÓN
Podemos decir que Jesús entendió su vida entera como una gran invitación a una fiesta final en nombre de Dios. ¿Qué ha sido de esta invitación de Dios? ¿Quién la anuncia? ¿Quién la escucha? ¿Dónde se habla en la Iglesia de esta fiesta final?
DELANTE DE NOSOTROS
Un día Jesús pronunció estas duras palabras contra los dirigentes religiosos de su pueblo: “Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del reino de Dios”.
ESTÁ ENTRE NOSOTROS
El futuro de la fe cristiana dependerá en buena parte de lo que hagamos los cristianos en nuestras comunidades concretas las próximas décadas. No basta lo que pueda hacer el Papa Francisco en el Vaticano.
© Padres Escolapios / Piarist Fathers: Viceprovincia de las Californias.