UN PROFETA QUE LLORA
Jesús no llora solo por la muerte de un amigo muy querido. Se le rompe el alma al sentir la impotencia de todos ante la muerte. Todos llevamos en lo más íntimo de nuestro ser un deseo insaciable de vivir.
ESCUCHAR A JESÚS
Muchas personas solo conocen a Jesús de oídas. Su nombre les resulta, tal vez, familiar, pero lo que saben de él no va más allá de algunos recuerdos e impresiones de la infancia.
NO IDOLATRAR EL DINERO
La lógica de Jesús es aplastante: "No podéis servir a Dios y al Dinero". Dios no puede reinar en el mundo y ser Padre de todos, sin reclamar justicia para los que son excluidos de una vida digna.
NO GUERRA HERMANOS
Para Jesús la Ley es importante, pero ya no ocupa el lugar central. Él vive y comunica otra experiencia: está llegando el reino de Dios; el Padre está buscando abrirse camino entre nosotros para hacer un mundo más humano.
EL FUEGO DEL ESPÍRITU
Sólo el Espíritu de Jesús puede poner más verdad en el cristianismo actual. Por eso busca para la Iglesia de hoy "evangelizadores con Espíritu" que se abran sin miedo a su acción y encuentren en ese Espíritu Santo de Jesús "la fuerza para anunciar la verdad del Evangelio con audacia, en voz alta y en todo tiempo y lugar, incluso a contracorriente".
PROYECTO DE DIOS
Dios tiene un gran proyecto: construir en el mundo una gran familia humana. Pero, ¿cómo es una familia abierta al proyecto humanizador de Dios? ¿Qué rasgos podríamos destacar?
CURAR HERIDAS
El verdadero Mesías es el que viene a aliviar el sufrimiento, curar la vida y abrir un horizonte de esperanza a los pobres.
CON LOS OJOS ABIERTOS
¿Qué es hoy para los cristianos poner nuestra esperanza en Dios viviendo con los ojos abiertos? ¿Dejaremos que se agote la esperanza en una última justicia de Dios para esa inmensa mayoría de víctimas inocentes que sufren sin culpa alguna?
ACUÉRDATE DE MÍ
¿Qué haríamos nosotros si el Enviado de Dios buscara su propia salvación escapando de esa cruz que lo une para siempre a todos los crucificados de la historia? ¿Cómo podríamos creer en un Dios que nos abandonara para siempre a nuestra suerte?
DECISIÓN DE CADA UNO
El rasgo más preocupante de nuestro tiempo es la crisis de esperanza. Hemos perdido el horizonte de un Futuro último y las pequeñas esperanzas de esta vida no terminan de consolarnos. Nada parece merecer la pena. ¿No estará Dios como Misterio último de la salvación que andamos buscando?
© Padres Escolapios / Piarist Fathers: Viceprovincia de las Californias.