LAS CARCAJADAS DE 11 AÑOS DE CACHIVERANOS: COMO NIÑA, COMO TÍA Y COMO COORDINADORA

 

 

¡Qué difícil es hacer una reflexión de lo vivido durante estos 11 años de Cachiverano!!! No porque no exista nada bueno, sino todo lo contrario… ¡Son tantos recuerdos, eventos vividos que hacen que el corazón me lata muy fuerte, la piel se me pone chinita y las palabras me quedan muy cortas!

Los tres primeros años los viví como niña en un Cachiverano. Fue algo muy hermoso, lleno de aventuras, diversión, magia, cosas que no en cualquier parte las podía encontrar.

Los siguientes ocho años han sido de trabajo, organizar, crear, pensar, aunque también han sido de felicidad al sacar año tras año la niña que llevo dentro de mí: poder gritar, correr, cantar, llenarme de lodo, pintura, hacer todo lo posible para poder sacarle una gran carcajada a los niños.




Ahora soy coordinadora del Cachiverano de la Casa de los Padres Escolapios, en Mexicali, Baja California. Cada  año nos llegan alrededor de 60 u 80 niños, que vienen de colonias que están alrededor de la Casa de los Padres Escolapios. Es una realidad distinta a la de los demás Cachiveranos: estos niños están muy bien, cuentan con una familia unida, con todos los recursos para poder vivir cómodamente.

Es muy hermoso ver que cada vez todo va agarrando mejor forma. Resulta satisfactorio saber que he logrado hacerles pasar un buen día, ver sus caritas contentas, levantando la mano y con el dedito índice parado, así como que, “YO, YO”, bailando y cantando OH ALELE!!, imaginando que el rey es verdadero, que el pirata se ha robado el tesoro… Hasta los ojitos les brillan y la carita la ponen de enojo porque desean ayudar a la princesa que se ha vuelto fea por culpa de la bruja.

El verano pasado iniciamos un nuevo Cachiverano, en la Rectoría Santa Ana y San Joaquín ubicada en mi comunidad. Llegaron 55 niños, algunos de escasos recursos, pero ¡con tanto ánimo!, dispuestos a hacer el todo por el todo: cantar, correr, jugar, crear, divertirse a lo grande, meterse al lodo, ensuciar su ropita de pintura, llegar al día siguiente como el primer día, gritando… dando besos a sus tíos .
 
El 1º día del Cachiverano Santa Ana,
la tía Lorena comparte las primeras instrucciones.  

El 2008 así como todos los años ha sido lleno de gratitud y satisfacción tremenda para mí, pero en especial este verano, ya que pude llevar esto a mi comunidad, esto que me llena, que me motiva año con año, este proyecto que me ha hecho crecer, que me ha mostrado el mundo de una forma distinta, de una forma que puedo decir: **OTRO MUNDO ES POSIBLE**.

Éste es mi propósito cada verano, sembrar esta semillita en los enanos, hacerles saber que además de la tecnología hay algo mas, algo que no necesitan del otro, de un gran científico, algo que llevan dentro, algo grande que es su IMAGINACIÓN y que de ésta pueden hacer que todo sea distinto. Creer y saber que hay niños, muchos niños, que tienen capacidades y discapacidades distintas pero que al final de cuentas somos iguales y se divierten de la misma manera, y que una vez que ellos sean gigantes pueden hacer lo mismo o mucho más por los nuevos enanos.

Soy feliz, esto me hace feliz…

 

Lorena González Martínez
Coordinadora Cachiverano Casa escolapios 2008
diciembre/2008
© Padres Escolapios / Piarist Fathers: Viceprovincia de las Californias.