PERTENECER AL MOVIMIENTO JUVENIL DE LA IGLESIA DE PIEDRA me ha dejado más de lo que yo he podido dar…

 

 

Recuerdo el día en el que mamá me preguntó que si me gustaría asistir a un retiro de jóvenes en el año 2004, a lo cual respondí inmediatamente, con un rotundo y fuerte ¡NO!. Pasados los días y viajando en el carro con mi familia, el espíritu santo me gritó fuerte al oído y me dijo: “diles que vas a ir al retiro”, no sé cómo ni porqué pero lo dije.

Llegó el día del retiro y fui, claro, con una mala actitud tratando de hacerle la vida de cuadritos a las personas que presentaban sus temas, hasta que llegó la persona adecuada y el tema adecuado y fue cuando Jesús tocó mi corazón y me dijo: te quiero para mí. Lloré tanto al darme cuenta el tiempo que había desperdiciado sin Dios, pero lloré aún más cuando me di cuenta de que Dios siempre estuvo conmigo en las buenas y en las malas y nunca se apartó de mí.

 

Alex Cota junto a América, luego de las actividades con niños
en las Misiones de la Semana Santa 2011,
en la colonia La Ladrillera de Mexicali, BC.

 

Desde ese día mi vida cambio por completo; claro, seguí cometiendo algunos errores como cualquier otro ser humano, pero con la diferencia de que podía confiarle todo a mi Dios. Pasó el tiempo y me quedé en el grupo de jóvenes del Movimiento Juvenil de la Iglesia de Piedra (MJIP). Ahí empecé a entregarle mis días, mis esfuerzos, mis tristezas a Dios. Un día, estando en la casa hogar del anciano, se acercó uno de los coordinadores del grupo a mí y dijo que si me gustaría ser parte de la coordinación a lo cual con mi cara llena de alegría dije que SI.

Desde ese tiempo hasta hoy en día he pasado por situaciones tan maravillosas, con compañeros tan maravillosos y excelente servidores en el grupo, que no puedo separarme ni un momento de él. He compartido tantos retiros, misiones, servicios, apostolados, misas en las que Dios me ha dado más de lo que yo he podido entregar y si les contara todo no terminaría…

Aquel día en que Jesús me tocó, le dije: ponme señor donde tú quieras que esté, que aquí estoy yo para servirte. Y gracias a Dios aquí sigo.

“Que Dios ilumine el camino de nuestras vidas y las llene de amor y de alegría.”

 

 

Raúl Alexandro Cota Rodríguez
Coordinador del MJIP
Mayo/2011

 

 

Conoce al Movimiento Juvenil de la Iglesia de Piedra, de Ensenada

© Padres Escolapios / Piarist Fathers: Viceprovincia de las Californias.